viernes, 12 de septiembre de 2008

Mira, pensándolo bien, no quiero ponerle título a este post. No me vienen demasiadas ganas ni tampoco le veo nada. Bueno, vengo a actualizar porque va tocando y me he leído los comentarios y tal y me han alegrado la vista.

Bueno lo primero , gracias a tdseries por el coment, no se quién eres así que a ver si con este post y tal me explicas algo de tí XD y en cuanto al anónimo... si se quiere mantener anonimo no le dire nada más que, Gracias ^^.



Bien he aquí el post.

El 15 empiezo las clases ya, 1ero de bachillerato científico. Sera duro, MUY DURO. Me follaran mucho. Pero quiero empezar ^^.

Y estoy resfriadillo y eso... pero bueno, este año es el año de los objetivos. De los objetivos? Sí.

¿ Que clase de objetivos ? Objetivos tanto en plano fisico, mental y espiritual. Llevo demasiado tiempo sin hacer nada, igual va siendo hora de levantarse... aunque ya lo he echo lo de levantarme , ahora toca despejarme. Y que mejor momento, toca afrontar los estudios... ya dije que no seria facil... y los entrenamientos ( no hago basquet ni nada , son personales, como ir a correr , equilibrio y mierdas ) ... Toca llegar lejos este año.



Aunque, tengo miedo, de una de las pocas cosas que de verdad tengo miedo. Miedo a rendirme.


Bueno, se que no es un gran post este, pero solo era para actualizar.



Año de los objetivos. Sin prisa pero sin pausa.

martes, 12 de agosto de 2008

Escribir por escribir... o no.

A veces pienso que no se que pensar, aunque lo mejor de todo es que a veces no pienso que pienso. Aún así no se ni porque pienso escribir ahora, el caso es que quiero escribir algo, seguramente si pensase porque voy a escribir, no escribiría y puesto que quiero escribir, no quiero tener que dejar de querer escribir. Sí, ya se que no es fácil seguirme ahora, aunque algunos sobrados sí que puedan. Me he pasado el día durmiendo, con otra de esas series de sueños si más no, borrosos pero legibles, que no comprendo a donde me quieren llevar, tras despertarme por el frío del aire acondicionado me he levantado sin ganas a las 14:00. Algo corriente estos días. He abierto la puerta y por unos segundos no sabía si escoger el lavabo, la nevera o la cama de nuevo. Finalmente las ganas de orinar me han podido. Tras comerme un bol de Special K porque no había otra cosa ( y después de asquearme por lo comido ) me he ido a ducharme mientras cantaba algo del Canto del Loco y ajustaba la voz de diferentes modos para ver cuál cuadraba más con la voz del cantante. No ha sido muy difícil conseguirlo. Tras la ducha he ordenado la habitación casi sin querer, clasificando los objetos en : BASURA, RECOLOCAR, LLEVAR ABAJO, y después de ello he puesto la contraseña de mi portátil, que había encendido previamente porqué me conocía el tiempo de espera para que el aparato cargase sus funciones útiles, y me he conectado la MSN. Buscando entre la lista de contactos al Xavo para dos horas más tarde quedar con él. Por suerte llegamos los dos tarde a la cita, por tanto llegamos puntualmente tarde . Una ojeada a los horarios de los autobuses y listos para irnos al Heron City. Aunque la verdad ni él ni yo sabíamos exactamente a qué íbamos a ir. Acabamos por comprar ropa y un par de cosas y ir al cine a ver una no muy convencedora Momia III .

Y claro, muchas más cosas han pasado, sin embargo no creo que sea de menester contarlas todas, puesto que no tienen importancia más para aquel que le interese, aunque no se que interés podría tener nadie en saber que paso en el periodo de tiempo desde ver la película y donde estoy ahora.

Quizá alguno discrepe, o algunos, pero me influye como diría un buen amigo mío.

El caso era que , escribir por escribir, sería el modo más rápido de nombrar a "ESTO" , ¿no? No necesito ser respuesto, gracias ( o no )



Y gracias a unas vacaciones tan sumamente emocionantes, me sobra tanto tiempo que puedo escribir idioteces de cualquier tipo en cualquier lugar, incluso obsceno, pero no creo que sea demasiado adecuado.



Por cierto Manu, voy por la mitad del Kybalion y he relacionado bastantes cositas con el Tao te King y con la Química y arte, y he relacionado al artista con cosas del Kybalion, incluso he podido juzgar ciertas cositas, quizá todo erróneo, pero me divierto relacionando cosas, así que si he de recibir alguna colleja por que me guste hacer esto, que sean muchas por favor.







Un saludo a todos.

martes, 5 de agosto de 2008

El Golem

El Golem

Si (como afirma el griego en el Cratilo)
el nombre es arquetipo de la cosa
en las letras de 'rosa' está la rosa
y todo el Nilo en la palabra 'Nilo'.

Y, hecho de consonantes y vocales,
habrá un terrible Nombre, que la esencia
cifre de Dios y que la Omnipotencia
guarde en letras y sílabas cabales.

Adán y las estrellas lo supieron
en el Jardín. La herrumbre del pecado
(dicen los cabalistas) lo ha borrado
y las generaciones lo perdieron.

Los artificios y el candor del hombre
no tienen fin. Sabemos que hubo un día
en que el pueblo de Dios buscaba el Nombre
en las vigilias de la judería.

No a la manera de otras que una vaga
sombra insinúan en la vaga historia,
aún está verde y viva la memoria
de Judá León, que era rabino en Praga.

Sediento de saber lo que Dios sabe,
Judá León se dió a permutaciones
de letras y a complejas variaciones
y al fin pronunció el Nombre que es la Clave,

la Puerta, el Eco, el Huésped y el Palacio,
sobre un muñeco que con torpes manos
labró, para enseñarle los arcanos
de las Letras, del Tiempo y del Espacio.

El simulacro alzó los soñolientos
párpados y vio formas y colores
que no entendió, perdidos en rumores
y ensayó temerosos movimientos.

Gradualmente se vio (como nosotros)
aprisionado en esta red sonora
de Antes, Después, Ayer, Mientras, Ahora,
Derecha, Izquierda, Yo, Tú, Aquellos, Otros.

(El cabalista que ofició de numen
a la vasta criatura apodó Golem;
estas verdades las refiere Scholem
en un docto lugar de su volumen.)

El rabí le explicaba el universo
"esto es mi pie; esto el tuyo, esto la soga."
y logró, al cabo de años, que el perverso
barriera bien o mal la sinagoga.

Tal vez hubo un error en la grafía
o en la articulación del Sacro Nombre;
a pesar de tan alta hechicería,
no aprendió a hablar el aprendiz de hombre.

Sus ojos, menos de hombre que de perro
y harto menos de perro que de cosa,
seguían al rabí por la dudosa
penumbra de las piezas del encierro.

Algo anormal y tosco hubo en el Golem,
ya que a su paso el gato del rabino
se escondía. (Ese gato no está en Scholem
pero, a través del tiempo, lo adivino.)

Elevando a su Dios manos filiales,
las devociones de su Dios copiaba
o, estúpido y sonriente, se ahuecaba
en cóncavas zalemas orientales.

El rabí lo miraba con ternura
y con algún horror. '¿Cómo' (se dijo)
'pude engendrar este penoso hijo
y la inacción dejé, que es la cordura?'

'¿Por qué di en agregar a la infinita
serie un símbolo más? ¿Por qué a la vana
madeja que en lo eterno se devana,
di otra causa, otro efecto y otra cuita?'

En la hora de angustia y de luz vaga,
en su Golem los ojos detenía.
¿Quién nos dirá las cosas que sentía
Dios, al mirar a su rabino en Praga?

(Jorge Luis Borges - 1958)




Durante la Segunda Guerra Mundial corrió el mito de que un rabino de un Ghetto creó un ser abominable a partir de materia inerte y extraños conjuros basados en sus creencias judías. El Golem se creó mal y empezó siendo un ser útil, pero su incapacidad de hablar y su mala creación hizo de él un arma que no tan solo destruyó enemigos, sino todo lo que encontraba a su paso. Corre la anécdota que una mujer le mando recojer agua del río, y el gigantesco lo hizo tan literalmente que inundó una ciudad, sacando de sus límites el río.

Leviatan

El viajero surcaba los mares, contento de no haber tenido ningún encuentro con tritones ni piratas. Su frágil barco había conseguido aguantar una temible tormenta. Pero la alegría de no haber sufrido ningún encuentro hostil y de haber sobrevivido a las inclemencias del tiempo se disipó cuando se puso a pensar en cuán lejos estaba de la costa. Habían pasado días y días sin haber visto ni un mísero islote sobre el cual poder poner sus pies. Añoraba pisar tierra firme y la desesperación le fue dominando durante los siguientes días.

También vio que sus provisiones estaban al límite, no durarían más allá de aquel día. Había planeado un pequeño viaje, sólo preocupándose de pasar como mucho una semana en alta mar, de disfrutar del viaje simplemente y tener un poco de tranquilidad, harto de las bulliciosas ciudades. Nunca pensó que pudiese haber estado medio mes vagando sin rumbo, racionando su comida y su bebida, quedándose con hambre y sed. Se arrepentía del capricho que había tenido hacía quince días y aunque hubiese deseado volver a casa, esa posibilidad se le hacía improbable.
Se tumbó y estiró los brazos y las piernas. Ni veía ni oía a las gaviotas, era lo último que le podía dar cierta esperanza. Así que definitivamente dio por perdido todo y esperó a que la muerte le sobreviniese...





Observó cómo las nubes grises se arremolinaban sobre él. Se avecinaba una tormenta, de eso no cabía duda. Pero le extrañaba que las nubes se juntasen y girasen con tanta velocidad, le resultaba sospechoso. Entonces se acordó de las historias sobre ataques de Leviatanes, donde se narraba cómo el cielo se oscurecía de pronto, como mágicamente, antes de que aquellas bestias comenzasen su ataque. No esperaba que una de esas enormes serpientes pudiese aparecer, pero pensó que era mejor ser engullido por una de estas criaturas legendarias que morir de inanición y deshidratación. Cerró los ojos y comenzó a notar el violento movimiento de la barca con las primeras olas furiosas.

No tardó apenas medio minuto en sentir cómo un golpe de mar le había lanzado fuera de su embarcación. No abrió los ojos cuando cayó al mar. Sentía el agua a su alrededor y cómo durante unos segundos estuvo descendiendo. Creyó que ya acabaría todo, notaba cómo le faltaba aire en los pulmones. Como todo aquel que estuviese a punto de ahogarse, sentía el impulso de nadar hacia la superficie y tomar una bocanada de aire. Pero este hombre había perdido las esperanzas de vivir y dejó que continuase su trayectoria descendente. Entonces, una extraña corriente lo empujó hacia arriba, tanto que llegó a la superficie.
Aunque no quería, el viajero tomó bastante aire y abrió los ojos. Observó su barco, aún flotando, pero con el único mástil roto. Estaba a unos diez metros del barco. El viajero no quiso nadar hacia el barco y permaneció donde estaba. Miró a su alrededor, mientras las olas lo empujaban y a veces parecía que lo iban a hacer volar por los aires de nuevo. Ni rastro del supuesto Leviatán. Empezó a dudar de las leyendas que había escuchado.

Y aquellos dos ojos, amarillos y tan grandes como él mismo, aparecieron bajo él.

El viajero no se apartó, el miedo invadía su cuerpo y lo dejaba paralizado. También era cierto que no tenía intención alguna de huir, si aquello que se aproximaba era un Leviatán, ¡que acabase pronto con su vida! Pero los ojos desaparecieron de la vista. Desesperado, el náufrago se puso a buscarlos sin éxito. Un montón de burbujas subían hacia la superficie, a unos cinco metros de él. Notaba cómo algo grande se aproximaba. Él no se apartó, no por voluntad propia, y una alargada sombra hizo que el oleaje que provocaba apartase al náufrago varios metros.

El Leviatán había sacado sólo parte de su cuerpo. La piel estaba cubierta por escamas de color turquesa, tan brillantes que los rayos que había sobre el mar se reflejaban dando lugar a destellos cegadores. A los lados de la gigantesca serpiente aparecían dos extrañas membranas doradas, que más bien parecían las alas de un dragón, pero bastante ridículas comparadas con aquella bestia, al igual que los brazos de la criatura, pequeños pero seguramente llenos de fuerza. La cabeza del Leviatán mezclaba los rasgos de una serpiente con los de un dragón y parecía estar cubierta por un “casco” dorado. El Leviatán se inclinó un poco para observar al náufrago. El viajero pudo ver la espina dorsal del Leviatán, de la cual sobresalían unas pequeñas (en comparación con aquel ser) púas de su espalda.



Sin moverse, el viajero se quedó mirando fijamente a la gran serpiente marina. El Leviatán observaba curioso y el náufrago temió que tal vez no fuese un bocado apetitoso para la criatura. Y es que no era lo mismo una tripulación completa de marineros que un simple náufrago.

Otro Leviatán había surgido cerca del primero. Esto le parecía muy extraño al viajero. ¿Por qué dos serpientes? También este segundo Leviatán observó curioso al náufrago. La situación le parecía muy molesta y tremendamente ridícula al viajero.
Los dos Leviatanes se apartaron y una tercera serpiente, más voluminosa que las dos anteriores, surgió de las aguas. De pronto, la tormenta cesó y el mar se tranquilizó, todo de golpe. El tercer Leviatán se inclinó hacia el náufrago y entonces aquel hombre pudo ver que había algo sobre su cabeza... mejor dicho, alguien.

La mujer era muy alta, tal vez superaría los tres metros de alto. Un cuerpo deslumbrante quedaba cubierto por una túnica de color azul oscuro, que dejaba los hombros al aire. Entre las delicadas y blancas manos, aquella mujer de rasgos finos y larga cabellera celeste sujetaba un báculo bastante parecido a un tridente, pero con sólo dos púas. Los ojos, azules y profundos como el mar, se clavaron en el náufrago, quien quedó paralizado ante tanta belleza.
La extraña mujer bajó del Leviatán y sus pies descalzos no se hundieron en el mar y flotaban sobre la superficie del océano. La mujer se acercó al hombre que seguía atónito. Ella miró de nuevo al náufrago. El viajero sintió como si le leyesen la mente, tenía la extraña sensación de que aquella mujer invadía su intimidad. Trató de llevarse las manos a la cabeza, pero su cuerpo estaba paralizado. En ese momento, tenía más y más ganas de morir, no sabía por qué, pero lo deseaba. Incluso gritó para que le dejasen morir en paz.

La mujer no habló en ningún momento y ni se inmutó cuando el hombre le gritó. Su mirada ya daba a entender que estaba en contra del deseo de aquel hombre. Los tres Leviatanes se hundieron con un simple gesto del báculo de la mujer. Ella se situó más cerca aún del hombre y le extendió una mano. El náufrago sentía que sus fuerzas le abandonaban y quedó inconsciente mientras la mujer seguía acercando la mano...

Nunca supo cómo podía haber sido, pero aquel náufrago despertó flotando cerca del puerto de Derrium. Unos pescadores le vieron, lo recogieron y tuvieron que llamar a un clérigo para poder atender al náufrago, quien presentaba un aspecto de lo más lamentable. Durante varios días, hasta que recuperó sus fuerzas, el hombre apenas sí estaba despierto, sólo lo justo para comer. Y cuando parecía que se había recuperado por completo, vinieron a su mente aquellos momentos en los que había visto tres Leviatanes ni más ni menos. Había oído en las leyendas sobre ataques de una única criatura y casi nunca sobrevivía gente... ¡y él había salido vivo de tres Leviatanes! ¿O simplemente lo había soñado?


El rostro de la extraña mujer apareció en su mente. Y luego la vio de cuerpo entero. Una sensación indescriptible lo invadía.
No sabía cómo, pero empezó a contarles a los pescadores que lo habían cuidado aquello que había visto... o que había soñado, no lo sabía, pero lo hizo con todo lujo de detalles. Entonces, uno de los pescadores le dijo:
- Tienes suerte, viajero. Ella es la única que puede evitar que una de esas bestias te despedace y sólo un barco pudo verla, aunque nadie más la vio... Mi abuelo pertenecía a la tripulación de aquel barco tras aquello. Precisamente fue la presencia de esa mujer lo que salvó a mi abuelo y a los demás tripulantes del barco. Parece que la Diosa Leviatán no está muy de acuerdo con lo que hacen sus "niños".

El viajero se quedó pensativo: ¿Diosa Leviatán? Jamás había oído hablar de ella, ni tan siquiera sabía que alguien más la había visto antes que él. Pero estaba claro que ella controlaba a esas criaturas y que cuando estaba ella presente no ocurrían las catástrofes que decían las ahora para él no tan ficticias historias sobre Leviatanes destructores de barcos.

No sabía tampoco por qué, tal vez fuese la mirada de esa mujer o tal vez porque había sobrevivido cuando todo indicaba que moriría, pero pensó en esto como en una segunda oportunidad. Poco a poco fue recuperando sus ganas de vivir y por siempre quedaría el recuerdo de su encuentro con la Diosa Leviatán. Sabía que nunca volvería a verla, pero para él una vez era más que suficiente.

lunes, 4 de agosto de 2008

Ya empezamos...

No tengo ni idea de lo que ocurre. Simplemente eso.


Me alejo de la gente que quiero, me siento vació, la impotencia me come, me siento extraño y de golpe todo se me aleja...

Una gran mierda, sí. 

Sin embargo he recorrido demasiado camino con demasiado peso en la espalda como para parar. Más peso, más molestias y esta vez de un nivel importante. 

No se si yo puedo hacer alguna cosa, pero me agobio. A ver si las cosas vuelven a girar tornas, y sino, pues a aguantar aunque no giren. 


Bueno da igual si al fin y al cabo, quizá todo sean sandeces y yo me esté creyendo que las cosas son demasiado más complejas de lo  que realmente son ... Si fuera idiota esto no me sucedería >.<

martes, 29 de julio de 2008

Escribiendo lo que siento

Si, si... ya sé: "Bueno... el Toni filosofando... joder >.< " , pero es que además de que tengo el blog podrido, que mejor que continuar un post más de este modo, ¿no?

Quizá para algunos de los pocos que lean lo que escribiré no les aporte nada, pero escribirlo a mi me aporta mucho, me aporta liberarme, y disfrutar leyendo una y otra vez lo que he escrito como si lo hubiera hecho otra persona y sentir como si alguien más en este mundo hubiera sentido lo mismo que yo.

Días llevo, a la deriva como suele pasarme , pero esta vez a la deriva y sin vela para moverme. No es que por ello sea mala cosa, ya que ahora las corrientes de las situaciones serán las que me muevan, y lo mejor es que ello es al azar por tanto, no depende de mí. Sin embargo, temo de estar a la deriva y no haber ubicado aún el remo en el bote.

- Los dioses nos mandan señales des de el cielo y nos dicen lo que quieren que hagamos...
- ¿Y que pasa si malinterpretamos esas señales?
- Pues no lo sé...

De todos modos dejando de lado metáforas... Aquél hombre que nunca menciono porque no me sale de los cojones, sabe que yo estuve perdido una buena temporada, buscando lo que realmente completaba mi ser, o como mínimo lo hacía durante unos instantes, y cuando creí haber encontrado aquel algo se me escapó. Ahora muchas cosas me rondan por la cabeza, parece estresante, pero pensar en todas las que pueda me alivia, porque comprendo que todo eso que me pasa por la cabeza a velocidades elevadas pasan por ahí por alguna razón... He comprendido que no son ni paranoias ni nada de esto.

Como en el texto de más arriba, todo esto son señales. ¿ Como me atrevo a decir que son señales ? Porque las he pasado lo suficientemente buenas y malas como para poder afirmar tal cosa como esta. Si claro, pero, ¿ De qué señales se tratan? Pues cosas como son sueños, ver el mundo con unos ojos nuevos, el despertar de sentimientos que tenia dormidos, sentir nuevas sensaciones con cosas con las que ni me inmutaba , voluntad para hacerme un propósito con la suficiente determinación para cumplirlo, echo más de menos aun a la persona que más me importa en este mundo, renuncio a ganar para cuidar a mi rival y mantener mi humildad...

"Bah, todo eso no son señales, son tonterías. "

Ya claro, que de golpe una persona resurja de su encierro, y sin decidirlo abra los ojos por si solo sin proponérselo y que su visión del mundo empiece a cambiar radicalmente, y que sueños empujen a que los párpados de esta persona de abran más aún y como si no fuera poco, a volver a sentir cosas que no sentía des de hacía muchísimo tiempo, sentimientos que pensaba que habían muerto literalmente, que mire al cielo y que sus ojos no muestren ceguera, si no, unos ojos bien abiertos, que sabiendo el daño al que se somete forzando la vista, disfruta de unos segundos de arte.

Y de todos modos, aunque no fueran señales... fuera lo que pudiera ser, me ha despertado otra parte de mí. De nuevo sentirme vacío me hacer estar lleno, ya que se que me falta algo. 

Me gusta caminar por este sendero.  La vida es el mejor regalo que tengo.


" Cuando crees que nada puede llegar a importarte más de lo que ya tienes, si crees que estás cerca de comprender nada, aléjate de ello, míratelo de lejos, mira tus alrededores, vete de ahí y cuando vuelvas, comprenderás... "







Loading...